Seleccionar página

“Al principio no estaba muy seguro si iba a poder ir a estudiar a Estados Unidos porque varias universidades me rechazaron. Pero cuando Connecticut College me entregó la beca para poder ir, fue abrir los ojos y expandirse mucho más. Uno empieza a imaginarse ser parte de la Sociedad Americana de Ciencias que es prácticamente como tener un Nobel o ser parte de investigaciones con gente de Alemania o Medio Oriente, es un cambio de ritmo en comparación a quedarse en su mismo país”.

“EducationUSA lo que siento que destaca, más que el hecho de viajar en sí, es que te impulsa a vivir la experiencia de primera mano. A no sólo quedarte en aprender el inglés más académico, quedándose sólo en la sintaxis, sino que a vivir la cultura estadounidense y adentrarse en la forma de vivir de ellos. Porque cuando uno aprende un idioma sólo desde la manera académica, yo siento que uno nunca va a poder hablar totalmente ese idioma”.

“Siento que acá en Chile, el profesorado es más distante con el alumno, especialmente en estas universidades que son más grandes, porque al fin y al cabo ellos hacen clases para 50 0 60 personas en general, lo que hace complicado poder llegar a una profundidad o una conversación que te deje contento con tanta cantidad de gente. En cambio en Estados Unidos, muchas clases son de 15 o 10 alumnos, lo que hace que exista una interacción real que va más allá de la sala de clases”.

“Tengo que destacar que si no hubiera sido por el programa Oportunidades yo no sería la persona que soy hoy. No sólo el programa te da la posibilidad de postular a universidades prestigiosas, sino que te da la oportunidad de poder crecer como persona, de madurar y ser responsable”.